La Hipoteca Mobiliaria

Normas Generales  de la Hipoteca Mobiliaria

La hipoteca mobiliaria afecta, directa e indirectamente, los bienes sobre que se impone, cualquiera que sea su poseedor al cumplimiento de la obligación u obligaciones para cuya seguridad fue constituida. Esto constituye la reipersecutoriedad de la hipoteca mobiliaria.

Bienes Susceptibles de Hipoteca Mobiliaria

El artículo 21 de la ley de hipoteca mobiliaria enumera taxativamente los bienes que pueden ser objeto de hipoteca mobiliaria:

  • · Los establecimientos mercantiles o fondos de comercio
  • · Las motocicletas, automóviles y camiones de pasajeros, autocares, autobuses, vehículos de carga, vehículos especiales y otros aparatos aptos para circular. Podrán también hipotecarse las locomotoras y vagones de ferrocarril.
  • · Las Aeronaves
  • · La maquinaria industrial
  • · El derecho de autor sobre las obras de ingenio y la propiedad industrial.

Contenido del Documento de Constitución

La ley regula las especificaciones que debe contener el instrumento de constitución de la hipoteca en el deseo no sólo de lograr la más adecuada configuración de la garantía sino también de simplificar los trámites de su ejecución.

La ley exige las siguientes especificaciones:

  1. Nombre, apellido, especificación social, en su caso, nacionalidad, estado civil, domicilio y profesión del acreedor.
  2. Nombre, apellido, especificación social, en su caso, nacionalidad, estado civil, domicilio y profesión del deudor y, cuando tal acaeciere, del propietario de los bienes hipotecados.
  3. Cuantía, en moneda nacional, del crédito garantizado, tipo de interés estipulado, plazo, lugar y forma del pago de una y otro, cantidad que prudencialmente se señale para costas y gastos de ejecución de hipoteca.
  4. Descripción y relación de los bienes que se hipotequen, señalándose las particularidades que en cada caso sirvan o contribuyan a identificarlos e individualizarlos, tales como, su naturaleza, valor estimado, cantidad, calidad, estado, signos distintivos u otros.
  5. Causa jurídica o título de adquisición de los bienes que se hipotecan y declaración jurada del hipotecante de que los mismos no están sujetos a hipoteca, prenda o embargo anterior y de que su precio de adquisición ha sido íntegramente satisfecho, salvo que el gravamen se constituya precisamente en garantía del precio adecuado, con la condición establecida en el art. 2 ejusdem.
  6. Obligación del deudor de asegurar por su cuenta los bienes hipotecarios, cuando así se pactare o fuese exigible, y especificación de los seguros vigentes, si los bienes ya están asegurados, con referencia a las correspondientes pólizas.
  7. Fijación de un domicilio para citaciones, notificaciones y requerimientos al deudor y, en su caso, al propietario de los bienes hipotecados.

Debe tenerse en cuenta que a las menciones señaladas las partes pueden agregar otras que consideren convenientes. Expresamente prevé la ley la posibilidad de que se incluya una cláusula que fije el precio que servirá de base para la eventual subasta de los bienes hipotecados.

Cuido de los Bienes Hipotecados

“El hipotecante deberá conservar los bienes hipotecados con la diligencia de un buen padre de familia y, de acuerdo al artículo 8 de la ley, está en la obligación de verificar en los mismos cuantos trabajos de conservación, reparación y acondicionamiento sean menester”. (Art. 24).

Hipoteca de Establecimientos Mercantiles

Las Normas especiales en la materia, se refieren a los Bienes Susceptibles de la Hipoteca, a las menciones que debe contener el instrumento de su constitución, al asiento de la Hipoteca y a los efectos de la misma. Por ello:

  El Bien susceptible a esta Hipoteca no es la “Empresa”, integralmente entendida como un Establecimiento Mercantil. Inicialmente los proyectistas rechazaron la tesis de crear una garantía que pudiera constituirse sobre la empresa, en fuerza de diversas razones, y optaron por ende por el estilo francés, al constituir garantía por sobre determinados elementos del establecimiento mercantil, pero con la posibilidad de extenderla a determinadas mercaderías y materias primas.

  El Instrumento de Constitución de la Hipoteca sobre el establecimiento, deberá incluir además de las especificaciones señaladas en el Articulo 22 de la Ley de Hipoteca Mobiliaria y Prenda sin Desplazamiento de Posesión, “Mención del Titulo o del Contrato que justifique el derecho del hipotecante sobre el local, con expresión del canon de arrendamiento que causa si fuere el caso.

  En relación con el asiento de la Hipoteca, la Ley establece un contenido Mínimo y Necesario, uno Medio o Natural y uno Máximo.

– En relación con el Contenido Mínimo, la Ley dispone, “la Hipoteca sobre establecimiento mercantil, se extenderá necesariamente hacia las instalaciones a las instalaciones fijas o permanentes del mismo, siempre que sean propiedad del titular del establecimiento.

–   En relación con el Contenido medio o Natural, el Articulo 28 de la Ley de Hipoteca Mobiliaria y Prenda sin Desplazamiento de Posesión, que salvo convenio en contrario, la Hipoteca del establecimiento se extiende a los siguientes bienes, que serán objeto de descripción y especificación en el instrumento de constitución del gravamen, la Firma o Razón Social, La Denominación Comercial, las Patentes de Invención y de Mejora, y los demás derechos de Propiedad Intelectual Comercial e Industrial. También entran en este parangón, las Maquinas, Instrumentos, Utillaje, Mobiliario, que pertenezcan al establecimiento al momento de constituirse la Garantía.     

  En relación con el Asiento Máximo de la Hipoteca, se prevé que esta podrá extenderse si mediare convenio entre las partes, respecto de las mercaderías y materias `rimas que estén destinadas a la explotación, producción o servicio propio y peculiar del establecimiento. 

Respecto a los efectos de la Hipoteca

1° Salvo convenio expreso, el acreedor hipotecario tiene el derecho de inspeccionar y fiscalizar en cualquier momento los documentos y libros relativos a la actividad mercantil del establecimiento gravado, pero sin que, en ningún caso, el ejercicio de tal derecho suponga un obstáculo al normal trafico de aquel. En el contrato podrá establecerse también la obligación, a cargo del titular del establecimiento mercantil hipotecado, de informar periódicamente al acreedor acerca del estado, giro y situación general del negocio (Art. 31 C.C.).

2° El hipotecante está obligado a continuar el comercio o industria de acuerdo a las prácticas mercantiles, a notificar en su caso, al arrendador del local en que el establecimiento se halle instalado la constitución del gravamen.

3° Aunque no haya vencido el plazo fijado en el contrato, el acreedor podrá exigir el cumplimiento de la obligación y proceder a la ejecución hipotecaria en ciertos supuestos que la ley enumera.

  • Incumplimiento de cualquiera de las obligaciones señaladas en los artículos 31 y 32, y de manera especial la falta del pago del canon de arrendamiento.
  • Terminación del contrato de arrendamiento del local donde se encuentra instalado el establecimiento hipotecado por cualquier causa legalmente reconocida, salvo que el acreedor haya aprobado expresamente el cambio del local.
  • Cambio del tipo de comercio o industria a que estaba destinado el establecimiento mercantil en el momento de constituirse la hipoteca, salvo al pacto expreso en contrario.
  • Enajenación por el titular del establecimiento, sin el consentimiento del acreedor de alguno de los bienes afectados en garantía, a no ser que trate de mercaderías o materias primas a las que se hizo extensivo, mediante convenio expreso.
  • La disminución de un 30% de la cantidad o valor de las mercaderías o materias primas hipotecadas, siempre que el dueño de las mismas no estableciere su cantidad o valor al determinarlo en el contrato de hipoteca, de acuerdo con el artículo 30 de la presente ley.
  • Cualquier otra causa que, por disposición legal especial o por acuerdo contractual, tuviere el efecto de ocasionar el vencimiento de la obligación asegurada” (art. 33).

4° “La renuncia o abandono que haga el arrendatario de los derechos derivados del contrato de arrendamiento no surtirá efecto alguno en perjuicio del acreedor mientras subsista la hipoteca” (art. 34, encab.). “Mas, si por cualquier causa se extinguiera legalmente el derecho de arrendamiento del hipotecante sobre el local donde se halle instalado el establecimiento, ello no afectará la hipoteca sobre los demás bienes de éste” (art. 34, ap. único).

Hipoteca de vehículos de motor y de maquinaria automóvil

Las disposiciones especiales de la Ley en relación con esta hipoteca se refieren a los bienes que la misma puede gravar, a las menciones que deberá contener el instrumento en que se constituya la hipoteca, al seguro de los bienes hipotecados y a la prohibición de salida del país de los bienes hipotecados.

I. Si se atiende a todas las disposiciones que sobre la materia figuran en la Ley (art. 21, ord. 20 y art. 35), los bienes susceptibles de la hipoteca de que tratamos son: °) los vehículos de motor, 2°) las locomotoras y vagones de ferrocarril y 3°) la maquinaria de construcción, industrial o de transporte susceptible de traslado.

Para evitar problemas de interpretación el legislador dispuso que “A los efectos de esta Ley se consideran vehículos de motor las rnotocicletas, automóviles, camionetas de pasajeros, autocares, autobuses, vehículos de carga, vehículos especiales y otros aparatos aptos para circular, así como también cualquier otro artefacto susceptible de traslado ocasional sin necesidad de transporte, tales como: tractores, palas mecánicas, mototraillas y similares” (art. 35, encab.).

II. También indica la Ley las menciones que debe contener el instrumento en que se constituyo la hipoteca de que tratamos (art. 36), a cuyo respecto ordena incluir, aparte de las circunstancias generales (art. 22),

Siguientes, siempre que fuera posible:

“1° Clase de vehículo, aparato o maquinaria, marca y modelo.

“2° Seriales que lo identifiquen.

“3° Placa identificadora.

“4° Capacidad y peso.

“5° Numero de cilindros y potencia en 1-IR

“6° Uso a que se le destina

“7° Cualesquiera otras especificaciones que en cada caso se consideren necesarias o convenientes para la correcta individualización del bien hipotecado”.

 III.  Salvo pacto en contrario, la Ley ordena que “los vehiculos, aparatos o maquinarias hipotecadas (en la hipoteca de vehículos de motor y de maquinaria automóvil), deberán estar asegurados suficientemente contra los riesgos de robo, hurto u otra privación ilegal, destrucción y daño” (art. 37). Por tanto, a falta del expresado pacto en contrario, se está frente a un caso de aseguramiento legalmente exigible sometido a las previsiones del artículo 9° de la Ley.

IV. “A objeto de simplificar el ejercicio del derecho de persecución sobre todo, para que la garantía del acreedor no se torne irreal (Exp. de Mots., pág. 28), la Ley establece que “Los vehículos, aparatos maquinarias afectados hipotecariamente (con la hipoteca de que tratamos), no podrán salir del territorio de la República sin autorización fehaciente de/acreedor” (art. 38, encab.), si bien añade que: “Sin embargo, salvo pacto expreso en contrario, los mismos podrán ser trasladados un Distrito a otro y de un Estado a otro de la República” (art. 3° único) Lamentablemente no se incluyeron normas expresas destinadas a hacer efectiva ni a sancionar la prohibición establecida. Por la prohibición en sí misma, aunque especialmente importante en hipoteca de que tratamos, pudo haberse extendido con provecho a todos los casos de hipoteca mobiliaria y de prenda sin desplazamiento de la posesión.

Hipoteca de aeronaves

En esta materia la Ley trae tres normas especiales: una sobre las especificaciones que debe tener el documento constitutivo de la hipoteca, otro sobre los bienes a los cuales se extiende la misma y otra sobre el derecho de preferencia que tiene el acreedor.

I. Las especificaciones que debe contener el documento constitutivo, además de las circunstancias generales (art. 22), son las siguientes (art. 39):

“1° Número y demás signos distintivos con que se hubiere dotado a la aeronave en el Registro Aéreo respectivo.

2° Marca, número de fabricación, casa constructora y cualesquiera otras características que sirvan o ayuden a la más perfecta identificación de la aeronave.

3° Preciso señalamiento de todos los seguros vigentes”.

II. La hipoteca de la aeronave salvo pacto expreso en contrario ‘se extenderá a los motores, aparatos e implementos de radio y navegación, herramientas, utillaje, accesorios, mobiliario y, en general, pertenencias enseres destinados de manera duradera al servicio, comodidad u ornamento de la aeronave, aunque sean separables de ésta (art. 40, éncab.), en el entendido de que la hipoteca extendida a esos elementos “subsistirá sobre los mismos aunque sean extraídos de la aeronave, y abarcará, si no se estableciere otra cosa, a los que los reemplacen” (art. 40, ap. 1°).

Por su parte, “Los repuestos de almacén quedarán afectados a garantía hipotecaria siempre que se hayan inventariado en el instrumento constitución del gravamen” (art. 40, ap. 2°).

III. Como hemos visto, el acreedor hipotecario en el caso de hipoteca mobiliaria gozara de/privilegio especial previsto ene/ordinal artículo 1.871 del Código Civil sobre los bienes hipotecados, el cual preferirá a todos los demás privilegios generales o especiales, excepto el contemplado en el ordinal 1° del artículo 1870 ejusdem (Art. 17 aparte único).

Hipoteca de Maquinaria Industrial

Las disposiciones especiales sobre la materia se refiere a bienes susceptibles de esta hipoteca, extensión de la hipoteca inmobiliaria en relación con la maquinaria industrial, menciones que debe contener el instrumento de constitución de la hipoteca, y derechos y deberes de las partes.

I. La maquinaria industrial puede encontrarse sobre todo en dos formas: en establecimientos fabriles o comerciales que tienen por objeto la producción o venta de la maquinaria o bien en industrias o fábricas donde la maquinaria constituye un instrumento de producción.

II. Para facilitar el empleo de la hipoteca de la maquinaria indus­trial, se hizo excepción al artículo 1.880 del Código Civil y se estableció que “Salvo convención en contrario, la hipoteca de un inmueble no se extiende a la maquinaria industrial en él instalada, a no ser que no pueda separarse sin causar grave daño material al inmueble o a ella misma” (art. 42, ap. único).

III. Además de las circunstancias generales (art. 22), el instrumen­to de constitución de la hipoteca sobre maquinaria industrial debe con­tener (art. 43):

“1 ° Especificación de las maquinarias, herramientas, útiles o instrumentos con designación de su marca, tipo, modelo, número se­rial, características de fábrica y demás datos que contribuyan a su identificación e individualización, en la medida que sea posible.

“2° Destino y uso de los bienes hipotecados, indicación de si son nuevos, usados o reconstruidos y estado de conservación en que se encuentren.

“3° Situación del inmueble donde se hallen instalados.

“4° Ubicación y emplazamiento de cada máquina o utensilio den­tro del inmueble”.

IV. Expresamente se consagra que “El propietario de los útiles industriales hipotecados podrá hacer uso normal de los mismos siempre que no menoscabe su valor ni disminuya su integridad material, estando obligado a verificar a sus expensas cuantos gastos de conservación, re­paración y acondicionamiento sean menester” (art. 44, encab.). Al mis­mo tiempo “Deberá conservarlos en el estado y lugar en que se hallen en el momento de afectarlos en garantía, siendo responsable civilmente en caso de contravención” (art. 44, ap. 1°).

A su vez el acreedor hipotecario tiene el derecho de inspeccionar y fiscalizar los bienes hipotecados, y la negativa o resistencia del hipote­cante “a facilitar la inspección y fiscalización por el acreedor de los bie­nes hipotecados o el uso nocivo, abusivo o contrario al destino de los mismos conferirá derecho al acreedor a dar por vencida la obligación ya proceder, en consecuencia, a la ejecución hipotecaria.” (art. 44, últ. ap.).

Hipoteca del Derecho de Autor y de la Propiedad Industrial

En esta materia la Ley trae normas especiales acerca de los bienes susceptibles de ser hipotecados, de la extensión de la hipoteca, de las menciones que debe contener el instrumento de constitución y de los efectos de la hipoteca.

I. Declara la Ley que “los derechos protegidos por las leyes sobre el Derecho de Autor y de Propiedad Industrial son susceptibles de hipo­teca de la manera prevista en los artículos siguientes) (art. 45).

Il. En cuanto al asiento de la hipoteca, el artículo 46 de la Ley establece que “salvo pacto expreso en contrario, la hipoteca del derecho principal se extenderá:

“1 ° A la adaptación, traducción, transformación, arreglo, refundi­ción, reimpresión, nueva edición, ampliación o adición de la obra objeto del derecho de autor, sin perjuicio de lo dispuesto en el artí­culo 3° de la Ley sobre el Derecho de Autor.

“2° A la adición, modificación o perfeccionamiento de un invento, mejora, modelo o dibujos industriales, marca comercial y demás bienes objeto de propiedad industrial. Esta disposición es aplicable a los inventos o mejoras de introducción.

“Parágrafo Único: La hipoteca de una marca de comercio com­prenderá, salvo pacto en contrario, el lema o lemas comerciales que la complementen”.

III. El artículo 47 de la Ley establece que, además de las circunstan­cias generales (art. 22), el instrumento de constitución de la hipoteca de que tratamos contendrá las siguientes:

“1 ° Naturaleza, especie y demás características de los bienes que se afecten en garantía.

“2° La denominación o una breve descripción de la invención, descubrimiento, mejora, dibujo o modelo industriales que indique exactamente su naturaleza y objeto, o la denominación o descrip­ción de la marca con indicación de los artículos a que se aplica, a tenor de lo dispuesto en los artículos 68, letra e), y 85 de la Ley de Propiedad Industrial.

“3° Fecha, número y demás datos de la inscripción, registro o re­novación de los bienes que se hipotequen.

“4° Autorizaciones, permisos o concesiones otorgados por el titu­lar del derecho a terceras personas.

“5° La declaración de hallarse al corriente en el pago de las anua­lidades de patentes, cuando fueren procedentes.

“6° Declaración de que la patente o registro de la marca no ha quedado sin efecto por alguna de las circunstancias previstas en la Ley”.

IV. La Ley incluye varias normas sobre efectos de la hipoteca dada las peculiaridades de los bienes sobre los cuales recae. En efecto, estos son de duración legalmente limitada, están expuestos a sufrir sensibles disminuciones de valor con gran rapidez, y dependen en medida no des­preciable de la persona y del comportamiento y actividad del titular del derecho. Así se prevé que:

“1 ° El hipotecante no podrá renunciar a su derecho ni ceder su uso o explotación, en forma total o parcial, sin expreso consentimien­to del acreedor hipotecario (art. 48).

“2° El acreedor hipotecario está facultado para solicitar las renovaciones o prórrogas necesarias para la conservación de los derechos gravados, así como también para cancelar el importe de las anualidades de patentes, cuando fue re n procedentes, en cuyo caso se estará a lo dispuesto en el artículo 9° de esta Ley” (art. 49, encab.), lo que significa aplicar en la materia el régimen previsto para el caso de que sea exigible el aseguramiento de los bienes gravados por cuenta del deudor.

“3° Asimismo, el acreedor hipotecario gozará del derecho que el artículo 19 de la Ley de Propiedad Industrial otorga al titular de la patente, en las condiciones y términos en el mismo establecidos” (art. 49, a p. único). Ese derecho consiste en rehabilitar la patente que haya quedado sin efecto por falta de pago de una anualidad.

“4° El acreedor hipotecario podrá dar por vencida la obligación garantizada cuando la patente no sea explotada o la marca no sea usada durante un lapso superior a un año, salvo que se hubiese establecido otra cosa en la constitución de la hipoteca” (art. 50). Esta previsión trata de impedir que la caducidad haga ilusoria la garantía ya que el no uso por dos (2) años deja sin efecto las paten­tes (Ley de Propiedad Industrial, art. 17, e) y el registro de las marcas (Ley citada, art. 36, d)”.

Bibliografía

Aguilar Gorrondona, J. L. (2009). Contratos y Garantías. Derecho Civil IV. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello.

Código Civil de Venezuela. (1982). Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 2.990, Extraordinaria de fecha: Julio 26, de 1982.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s